sábado, 16 de julio de 2011

Reconstrucion de la comunidad

America Latina es, junto a África una de las regiones mas afectadas por la globalización que se desencadeno a fines de la década del 70. En primer lugar, más allá de sus cualidades particulares, la globalización se caracterizo por un despliegue de un nuevo estilo de organización de la producción y las finanzas mundiales.


Sin embargo este dinamismo no estuvo asociado con la estabilidad; la realidad es que tuvo un crecimiento espasmódico y países y regiones se vieron afectadas por crisis violentas y frecuentes (México, Asia, Rusia, Argentina).

Estas crisis van hacer blanco en la economía mundial seria bueno entenderlas que no son fenómenos aislados sino la manifestación de un estilo de desarrolló del capitalismo en el que se ha acelerado dramáticamente la velocidad de los procesos y las reglas y las instituciones pierden sentido y gran volatilidad.

En segundo lugar, el redefinido estilo de desarrollo de los últimos tiempos mostró las consabidas asimetrías de ingresos, riqueza en el ámbito internacional como nacional: los ricos son cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres.

En el nuevo contexto geopolítico y geoeconomico mundial, la desorganización y la dinámica más la velocidad de un cambio no planificado son las caras de una misma moneda. En ese escenario las diferencias sociopolíticas y culturales de ciertas regiones demostraron que pueden funcionar como sociedades razonables (población que goza de un determinado bienestar socioeconómico y de derechos)

En el siglo pasado mas precisamente el ultimo cuarto de siglo otras regiones África America Latina y países dél bloque soviético experimentaron un deterioro en los niveles de bienestar y sus derechos humanos básicos también muestran un descenso en la calidad de estos.

En la década del 90 que fue la segunda década mas infame que se soporto los economistas o obispos de la economía emitieron diagnósticos que la ruta hacia el bienestar general pasaba por una confluencia amable de los procesos de democratización mas las reformas de mercado no pudieron convertir a estos países en sociedades razonables . Se sabe que la desigualdad se ha profundizado especialmente en America Latina, que ya en la década del 80 era una de las regiones con mas desigualdad.

Pero debemos tener en cuenta que el costos no solo fue económico sino social los lazos sociales no quedaron al margen de es mal negocio. El proceso de desencanto colectivo fue grande y no quedo ajena la política, la tara de infundir confianza hay no es fácil me reconozco como una ciudadana de difícil convencimiento no solo por los planes económicos sino por la actitud ante la sociedad que tiene a dirigencia política (clientelismo político de la mas baja calaña). Sabemos que Latinoamérica es heterogénea y los procesos sociales en el territorio pueden tener costos altos, pero es hora de tratar de tener confianza en el “otro”. Ya que el enemigo de la sociedad Latinoamérica es la evaporación de la misma sociedad. La reconstrucción de la comunidad es la identidad latinoamericana.

Hay un sustrato cultural común que nos une y puede ser vital a la hora de los embates de la globalización, atropello frenético de los mercados financieros y los medios de comunicación que invaden la cotidianidad de cada día . Esto es así, ya que en la actualidad la búsqueda personal del sentido y de la concepción de un futuro compartido en una sociedad no se sostienen solo en la reivindicación de lo estrictamente local y en una propuesta a la adaptación eficaz al mundo global.

Lo regional – latinoamericano y su reserva de creencias, saberes y practicas, puede llegar a ser un recurso de gran utilidad en la reconstrucción real tanto del individuo como de la comunidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario